Animarse a viajar con un bebé

viajarconbebe

Muchos padres tienen miedo de viajar con un bebé porque no saben cómo va a reaccionar éste a los distintos estímulos nuevos: si se le van a tapar los oídos en el avión, si los demás pasajeros se van a quejar de su llanto. Además, está el factor equipaje: son tantos los bolsos y las cosas que tenemos que llevar para un bebé que a veces no tenemos manos libres para maniobrar con todo ni espacio suficiente para meter las distintas pertenencias.

Sin embargo, hay varios factores que pueden hacer que nuestro viaje con un bebé (o más) sea mucho más llevadero para todos y así le empecemos a tomar el gustito.

La mirada ajena

Lamentablemente, por lo general los pasajeros de un avión o micro de larga distancia se muestran muy poco amigables para con los padres que viajan con bebés (aunque siempre hay excepciones, por supuesto). Muchas veces los miran mal cuando éstos lloran, gritan o juegan. Obviamente como padres, hay que intentar que nuestros hijos se mantengan lo más controlados posible y que no molesten a los demás, pero hay cosas inevitables que no deberían recibir miradas de reproche por parte de nadie.

Algunos consejos para el avión

mother-baby-plane0316

Lo mejor de viajar con bebés o niños menores de 2 años es que no pagan pasaje. Así que es una buena idea aprovechar para viajar antes de que los niños alcancen esa edad. Además, la mayoría de las aerolíneas permiten que llevemos 1 o 2 ítems más de equipaje del bebé (por ejemplo, cochecito y practicuna o solo cochecito) de manera gratuita. Y otro plus es que las mamás y familias con bebés tienen embarque prioritario en todos los vuelos.

Es preferible tratar de sacar pasaje en horarios de siesta (si es un vuelo corto) o en vuelos nocturnos, ya que viajar con un bebé dormido resulta infinitamente más cómodo para todos , pero especialmente para el bebé, a quien seguro le gustaría gatear o jugar por todo el avión y va a ser difícil que lo pueda hacer.

Otro tema a tener en cuenta son los oídos: si a nosotros, que entendemos qué es lo que nos pasa y además podemos tratar de solucionarlo, nos molesta que se nos tapen los oídos, es lógico que para un bebé sea mucho más incómodo aún. Por eso, hay que llevarles algo para comer o tomar al momento del despegue y aterrizaje, para ayudarlos a destapar sus oídos o al menos distraerlos un poco durante ese momento.

También hay que acordarse de consultar con la aerolínea si en los vuelos de larga distancia se puede solicitar el servicio de cuna abordo. En esos casos se asigna al adulto la primera fila, que cuenta con el espacio para colocar la cuna. Y también consultar si se puede pedir comida especial para bebés (en muchas se puede) o, en caso contrario, qué se puede llevar.


En auto tampoco es fácil

Los viajes en auto suelen ser muy largos y los chicos se cansan rápido. Pero hay varios trucos para hacer el viaje más llevadero:

Travelling Baby

– Usar siempre sillas de retención infantil adaptadas a su peso y edad: los niños por cuestiones de peso, tamaño y fragilidad son los que están más expuestos en un accidente. Por eso es tan importante llevarlos adecuadamente sujetos. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las sillas para bebés y los cinturones de seguridad reducen la mortalidad de bebés en un 70% y en niños pequeños entre un 54% y un 80% en caso de accidentes.

Sacarles el abrigo antes de sentarlos en el auto: este simple gesto puede salvar la vida del menor. Según explicó la organización estadounidense Kids and Cars, es importante que los niños no lleven puesta ropa de abrigo gruesa a la hora de sujetarlos en el vehículo ya que esto puede provocar que los niños se salgan de las correas en caso de accidente. El problema es que, al llevar puesta una prenda gruesa, es necesario aflojar las correas del asiento y esto hace que no estén correctamente sujetas al cuerpo del menor. Si es necesario se puede colocar una manta o un abrigo sobre las correas para evitar que pase frío, pero nunca bajo las correas de protección.

– Hacer paradas cada dos horas para descansar: los viajes largos pueden hacerse bastante pesados y cansadores, especialmente para los chicos, que no están acostumbrados a estar mucho tiempo en el mismo sitio. Lo aconsejable es detener el auto cada dos horas aproximadamente para ir al baño, estirar las piernas o comer y beber algo.

– Alimentación en el auto: es recomendable disponer de agua fresca. Siempre se le debe ofrecer al niño si quiere tomar agua para, de esta manera, mantenerlo hidratado. En cuanto al tipo de alimentación, es importante que las comidas sean sanas y no demasiado abundantes. Sandwiches, fruta o frutos secos son snacks muy adecuados. Si llevamos comida preparada en el auto, hay que tratar de que se conserve fresca no dejándola al sol y envasándola correctamente. Lo ideal es parar para comer y que no coman dentro del auto en movimiento.

– Mantener a los niños entretenidos: viajar en auto no tiene porqué generar estrés y malestar en los niños. Para que no ocurra eso, siempre hay que tratar de estimularlos con juegos, canciones o hacerlos que miren ciertos detalles del paisaje, explicándoles hacia dónde se dirigen y el nombre de los lugares por los que van pasando.

Por supuesto, las últimas tecnologías son aliados muy útiles para los padres. Cosas como las pantallas con reproducción de DVD en los asientos traseros, tablets o videojuegos ayudarán a mantenerlos distraídos durante una buena parte del trayecto. Pero los juegos tradicionales como el “Veo-veo” también funcionan muy bien.

Fuente: www.lanacion.com.ar
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s