Respiración del recién nacido

Muy rápidas y más superficiales que las de los adultos; así son las respiraciones de los recién nacidos. Saberlo evitará que te preocupes.

Doctor with stethoscope listen baby

Seguro que ya te has fijado en el modo en que respira tu bebé. Y probablemente te habrás preguntado si es normal que lo haga tan rápido y que su pecho se mueva tanto. La respuesta es sí.

Todos los recién nacidos respiran como pajarillos (entre 40 y 60 respiraciones superficiales por minuto, frente a las 20 de un adulto).

Es normal que la respiración del recién nacido vaya acompañada de algunos sonidos “extraños”, que te llevan a pensar que está resfriado, sin embargo, no tiene porqué ser así. Por lo general, los ruidos extraños que hacen los bebés al respirar se producen en las fosas nasales, debido a que su cavidad nasal es pequeña y cuando el aire pasa por ella, provoca este tipo de sonidos.

Además, si el bebé tiene moquitos, el sonido es más intenso. En este caso, hay que ayudar al pequeño a respirar con mayor facilidad quitándole las mucosidades. Puedes limpiarle las fosas nasales con suero fisiológico o con un nebulizador nasal de agua de mar (100% natural) cada vez que se congestiona.

A la hora de comer y dormir

También es normal que el pequeño emita sonidos extraños cuando está al pecho o se toma el biberón muy deprisa. Ocurre porque al tragar tan rápido mantiene unos segundos la respiración y al reanudarla, por la propia retención del aire, lo hace de una forma más sonora. A veces, después de la toma el bebé puede empezar a emitir un sonido raro, como de gorjeo. Si le ocurre es porque se le ha quedado un poco de leche en las vías respiratorias. Lo habitual es que se le pase enseguida, pero si no, bastará con darle un poco agua (si la acepta) para que deje de hacerlo.

Es común que a los papás primerizos les extrañe otro sonido: el ronquido de su bebé al dormir. Este se produce también por los moquitos o porque el paladar blando emite vibraciones dentro de la boca, de tal modo que en el fondo de la garganta se genera una especie de eco o, lo que es lo mismo, de ronquido. Elevar un poco el colchón de su cuna por la zona de la cabecera ayudará al niño a respirar mejor y de una forma más silenciosa.

Ve a urgencias en caso de:

Estos síntomas indican que el pequeño sí tiene problemas para respirar y  hay que atenderlo de inmediato

  1. Respira tan deprisa que está sofocado (en niños tan pequeños, 60 respiraciones por minuto es normal).
  2. Notas que se ensanchan sus orificios nasales cada vez que inhala aire (aleteo nasal).
  3. Se queja al tomar y soltar aire, como si le doliera algo.
  4. Presenta las uñas, la piel o los labios amoratados y no tiene frío.
  5. La mucosidad es tan espesa que tiene los orificios completamente taponados.
  6. Tiene más de 38,5 ºC de fiebre y no le baja.
  7. Al respirar se le marcan las costillas y se le hinchan las venas del cuello.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s