TRABAJAR Y DAR DE LACTAR: ¡SÍ SE PUEDE!

Una decisión importante  que toda madre deberá tomar desde antes que su bebé haya nacido,  se refiere a la manera de alimentar a su bebé. Sabemos que la nutrición en los 2 primeros años determinan en gran medida el desarrollo que un niño alcanza tanto a nivel físico como emocional. En este sentido, la leche materna  es el mejor alimento de manera exclusiva hasta los 6 primeros meses y complementada hasta los 2 años, tal como lo recomiendan la Organización Mundial de la Salud y la Academia Americana de Pediatría. Esta provee todos los nutrientes esenciales para el óptimo desarrollo de los bebes.  El  amamantamiento además es un espacio en el cual la nutrición y el afecto se fusionan.

La influencia del amamantamiento en el desarrollo emocional del bebé, aun cuando no se menciona con tanta frecuencia, es crítica ya que existe una asociación entre lactancia y el desarrollo de la seguridad y confianza que el niño experimenta ante el mundo externo. Los niños que han tenido lactancias prolongadas muestran un mejor nivel de adaptación social y menos signos de angustia frente a la separación de su madre que aquellos que no han sido amamantados o que lo han hecho por periodos cortos.

La lactancia natural no es siempre fácil pues si bien en el bebé el amamantamiento es instintivo, en el caso de la madre requiere del aprendizaje de las prácticas correctas para que sea exitoso. Madre y bebé tienen que aprender juntos, de manera gradual lo que más acomoda a ambos. Con la práctica, la experiencia se torna más fácil y agradable.

Un momento crítico en el periodo de  lactancia, surge cuando la mamá tiene que regresar a trabajar, o continuar sus estudios u otras actividades que la mantendrán alejada de su bebé por varias horas. En este caso otras personas tendrán que alimentar al bebe. Al respecto vale decir que hoy en día lactancia y trabajo por ejemplo,  pueden ser compatibles.

En preparación para la vuelta al trabajo, unas semanas antes deberás empezar a almacenar tu leche para que el bebé la reciba en tu ausencia.  Antes de ir al trabajo por las mañanas puedes poner a tu bebé a lactar directamente del pecho, y también al regresar a casa por la tarde ó por la noche.  Es en las horas en las cuales te encuentras trabajando que otra persona podrá darle la leche que hayas almacenado.

La leche humana es como cualquier otra leche y podría descomponerse si no la almacenas adecuadamente. También puede perder algunas de sus propiedades alimenticias y fortalecedoras del sistema inmunológico. Aquí te brindamos la información básica a tener en cuenta:

  • La leche humana puede permanecer a temperatura del ambiente y en la sombra durante unas 8 a 10 horas aproximadamente. Mayor tiempo en el invierno que en época de calor.
  • Puede guardarse en el refrigerador durante un máximo de cuatro días.
  • Mantiene su calidad de tres o cuatro meses dentro de un freezer moderno y de buen funcionamiento.
  • Deberás utilizar recipientes o bolsas diseñados especialmente para almacenar leche humana.
  • Escribe la fecha de almacenamiento sobre cada bolsa o recipiente.
  • No se debe calentar la leche en el microondas; debe descongelarse gradualmente al medio ambiente o al Baño María.
  • Una vez descongelada la leche deberá mantenerse en el refrigerador y ser utilizada en 24 horas.
  • No se debe volver a congelar la leche una vez descongelada.
  • Puedes juntar la leche que te extraes en distintos momentos de un mismo día y posteriormente congelarla toda junta.

¡El  Sacaleches, tu mejor aliado!

Un buen sacaleches facilita mucho las cosas y ahorra tiempo cuando se hace necesaria una extracción frecuente. Es necesario sin embargo indicar que ningún sistema de extracción será tan eficaz como la succión del bebe. La técnica que utiliza el bebé y la respuesta emocional de la madre nunca podrán ser igualadas. Pero en ocasiones debemos considerar al sacaleches como un buen amigo y aliado. Para tener una buena experiencia al amamantar y usar el sacaleches son esenciales una buena preparación y la planificación.

Lo primero que tienes que preguntarte a la hora de elegir un sacaleches es para qué lo quieres usar. Esto determinará si es necesario que sea uno sencillo o uno doble y eléctrico. El tiempo necesario para extraerse la leche es normalmente el mismo que tarda un bebé en vaciar el pecho, aproximadamente unos 10 ó 15 minutos. Así, el tiempo requerido es de una media hora más o menos. Si se usa un sacaleches doble, el tiempo se reduce a unos 15 a 20 minutos en total.

Si no estás segura de necesitarlo, responde a las siguientes preguntas. Si contestas afirmativamente a alguna de ellas deberás considerar el adquirir uno:

  • ¿Vas a tener que separarte de tu bebé de vez en cuando durante algunas horas continuas?
  • ¿Tienes previsto regresar a trabajar ya sea medio tiempo o tiempo completo?
  • ¿Necesitas sacarte leche para que el papá u otra persona al cuidado del bebé se la puedan dar en tu ausencia?
  • ¿Consideras que dejando tu propia leche el bebé continúa teniendo conexión contigo?
  • ¿Tienes un bebé prematuro o con requerimientos especiales por lo cual necesitas extraerte leche?
  • ¿Deseas incrementar tu producción de leche?
  • ¿Quieres sacarte leche para aliviar la ingurgitación, dolor de pezones o evitar una mastitis?
  • ¿Tienes dificultades para que tu bebé se prenda del pecho y/o prefieres extraerte tu leche y dársela en biberón?
  • ¿Consideras excesivos e innecesarios los gastos en fórmulas o sustitutos de la leche materna?

Todos los sistemas requieren un proceso de aprendizaje y al comienzo es normal que no te salga mucha leche. La extracción es un proceso tanto físico como psicológico, así que se necesitan ciertas condiciones favorables para que la extracción funcione de manera óptima. Pero indudablemente cualquiera sea el método de extracción que se utilice el esfuerzo por continuar brindando leche materna a tu bebé vale la pena. Se reflejará en un bebé más sano, con menos alergias e infecciones digestivas y respiratorias entre otras cosas. El bebé alcanzará un desarrollo intelectual óptimo y continuará recibiendo lo mejor de ti. No en vano se dice que: ¡La leche materna es un regalo para toda la vida!

 

Por Roxana Braschi, M.S.Ed.

  • Directora de Prenatal
  • Consultora Internacional en Lactancia (IBCLC)
  • International Certified Childbirth Educator (ICCE)
  • prenatal.com.pe
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s